Paren las rotativas 2.0. Proyecto Hopliass, el coto

Con la llegada del 2015, Hoplias Piscicultura Intensiva pudo concretar uno de sus proyectos más ambiciosos: la inauguración de un pequeño coto de pesca de tarariras, y aquí puede advertirse una doble finalidad: por un lado darle la posibilidad al pescador deportivo de acercarse y colaborar en forma directa con el proyecto a cambio de una jornada de pesca, y por otro lado evaluar en un ambiente natural los resultados de la siembra con ejemplares nacidos a través de la piscicultura, y así poder seguir incrementando los conocimientos obtenidos sobre esta especie.

El lugar

Hace unos días, invitados por los chicos encargados del proyecto, tuvimos la oportunidad de conocer el lugar, ubicado en la intersección de las rutas 6 y 210, cerca de la ciudad de San Vicente, a unos 70km de Capital Federal. La primera sensación, al arrimarnos al agua, fue encontrar en miniatura el clásico ecosistema de una laguna bonaerense de hace unos cuantos años. Agua cristalina, mucha cola de zorro, gambarrusa y juncales espesos. Muchas mojarras, panzudos, y chanchitas sobre la costa nadando entre las plantas, y hasta pudimos distinguir pequeñas tarariras de no más de 5 cm. Sobrevolaban el lugar unos cuantos caracoleros, muy buen síntoma de la sanidad del medio, y también pudimos observar la presencia de gallaretas, cuervillos, benteveos y demás avifauna típica. También nos comentaron que había una familia de carpinchos y algunas nutrias (la próxima trataremos de capturarlos fotográficamente). Con todo este entorno, buscar las tarariras es especialmente agradable, sobre todo para quienes crecimos pescándolas en lugares parecidos a éstos.

La laguna tiene aproximadamente unas cuatro hectáreas y media, que se encuentran dentro de un alambrado perimetral que deja un margen de terreno como para rodearla por completo. Por jornada sólo se permite el acceso a veinte pescadores como máximo, para no sobrecargar el lugar y que todos se sientan cómodos. El predio tiene un espacio donde dejar los vehículos y además cuenta con mesas y sillas para instalarse cómodamente. También tiene muy buenos baños, tanto para damas como para caballeros, y a pocos metros de la entrada hay un muelle pequeño. El lugar cuenta con algunos kayaks que pueden ser utilizados por los visitantes con los correspondientes salvavidas, sin costo adicional al valor del canon de ingreso. En criollo: una muy buena infraestructura para recibir a los pescadores. Sólo se permite pescar con artificiales, tanto con señuelos como con moscas, anzuelos sin rebaba y por supuesto con devolución obligatoria.

¡A pescar se ha dicho!

El día que concurrimos,  la verdad que las condiciones estaban bastante lejos de ser las ideales, pues un lindo pampero cruzaba la laguna y rizaba la superficie del agua, cosa que sabemos deja las taruchas en estado “recalculando” y pierden así la predisposición para picar. Encima el viento fue cada vez era más fuerte, al punto que dificultó mucho los lanzamientos. Remándola bastante, con señuelos de goma en sus distintas variantes, buscando los lugares con reparo y pescando abajo, fuimos limándole unos piques a la situación y se concretaron algunas capturas. El lugar es prometedor sin dudas y, en mi opinión personal, el agua transparente le da un plus, porque es todo muy visual. Por la estructura del lugar, los señuelos antienganche son los que más se van a usar, aunque hay algunos limpiones lindos. La mayoría de las tarariras sembradas no llegan al kilo, pero el lugar cuenta con viejas residentes que darán sorpresas. Les dejo un tip: por la transparencia del agua, no dejen de llevar alguna “goma” clara o mejor blanca, lastrada; tráiganla picando la vegetación y me cuentan, sobre todo cuando no se mueven con nada.

Para explorar otras posibilidades de pesca que brinda el coto, habíamos llevado equipos de spinning ultraliviano, para buscar chanchitas y dientudos. Las primeras por el viento resultaron imposibles de tentar, pero los segundos, a pesar de las dificultades reinantes para lanzar y mantener las cucharitas en el agua, se dieron en cantidad. La mayoría pequeños (aunque se me escapó una zapatilla linda), utilizando un cuchara giratoria numero 1 (para que se sostuviera en el agua) a la que le agregamos un tramito de tanza rematada en una pequeña mosca, un recurso letal y muy sencillo (la cuchara atrae, la mosca concreta el pique).

Ésta es una muy buena opción para los momentos en que la actividad taruchera decae o está apagada y hay que esperar la tardecita para que retomen y arranquen a comer.

El proyecto y sus dificultades

La jornada no sólo se trató de pesca, sino también de largas charlas en las cuales Mariluz, Alejo y Oscar (los que llevan adelante el proyecto) nos contaron qué tienen planificado para el lugar y algunas dificultades que están afrontando con las autoridades municipales.

En cuanto al proyecto en sí, en breve comenzará la etapa del traslado del laboratorio al coto, ya que todo el proceso de reproducción y crianza se realizará en el mismo lugar,  con lo cual los visitantes no sólo podrán pescar, sino también aprender cómo se reproducen las tarariras y otros aspectos de su biología, que para algunos pueden resultar muy interesantes. Recordemos que estos chicos lograron concretar la reproducción en cautiverio de las hoplias malabaricus, cosa que nunca antes se había conseguido, luego de numerosos intentos fallidos. Pueden leer “Paren las rotativas, Proyecto Hoplias”, nota que les hicimos hace un tiempo y donde están los detalles de estos logros.

El traslado al predio es imperioso para la continuidad y la eficiencia del emprendimiento, ya que posibilitará realizar la tarea en mejores condiciones de infraestructura, y llevar a cabo nuevos estudios y experiencias que ayuden a mejorar aún más los procedimientos actuales de reproducción.

La principal dificultad que se le ha presentado a Hopliass Piscicultura Intensiva sigue siendo la falta de apoyo estatal, en cualquiera de sus estamentos. A pesar de haberse presentado en muchos lugares y recibir felicitaciones por sus logros, los recursos necesarios no aparecieron, por lo cual el proyecto continúa debido a las ganas, el esfuerzo personal, el trabajo a pulmón de los chicos y del apoyo recibido por parte de los pescadores deportivos (a quienes los chicos expresan permanentemente su agradecimiento).

Otra de las dificultades que se eliminaría con el cambio de lugar, es que al mejorar la infraestructura se reducirá el riesgo de que algunas enfermedades o variaciones climáticas bruscas, fundamentalmente bajones repentinos de temperatura, diezmen la cantidad de ejemplares.

Reflexiones finales

Para ir cerrando, permítanme expresar algunas reflexiones o conclusiones a las que fui llegando en estos días.

  • Para los que decidan ir a pescar a Hopliass, creo que lo primero que tienen que tener en cuenta es que van a colaborar con un proyecto y si pescan, mejor. No es la finalidad del lugar ser un “pesca y pague” donde se saquen miles de pescados, sino más bien un lugar donde se podrá pescar tarariras en un medio muy natural, donde sabremos que sí están, y además cerca de capital, en un lugar muy lindo, limpio y seguro.
  • Por la razón expresada previamente, creo tenemos la obligación de extremar los cuidados para con los ejemplares capturados. Utilizar anzuelos sin muerte, señuelos con triples o dobles adecuados, y si usan anzuelos simples, que sean chicos para evitar metérselos en un ojo. Tratar de no utilizar señuelos que sabemos son muy efectivos pero muy dañinos, como buzzers, spinnebaits y algunos sliders con anzuelos exagerados, lo mismo que gomas montadas en anzuelos de gap muy grande.
  • La devolución de las tarariras realizarla lo mas rápido y en las mejores condiciones posibles. NO LAS ARROJEN, deposítenlas en el agua y déjenlas irse.
  • Entendamos que aquí el gran desafío no estará tanto en la cantidad de capturas sino en la dificultad para hacer tomar tarariras conocedoras de engaños, que por suerte tienen una tasa de supervivencia muy alta, sobre todo si son bien tratadas. Seguramente la mayoría de las tarus obtenidas ya habrán sido pescadas con anterioridad.
  • Por las cualidades del lugar, es ideal para llevar y enseñarle a los chicos a pescar e interactuar con la naturaleza. Si las taruchas no se dan, una cucharita giratoria y a pescar dientudos no va a fallar.
  • Como el lugar es muy lindo, es la obligación de todos cuidarlo, no dejemos residuos en cualquier lado y si vemos algo levantémoslo, no cuesta nada. En general los chicos de Hopliass nos contaron que la gente no suele dejar basura, pero si abandonan pedazos de nylon y multifilamento (por favor no lo hagan).
  • Hopliass Piscicultura Intensiva es una ONG sin fines de lucro que no tiene ningún tipo de subvención o subsidio estatal. Es bueno recordar que todo esto ha sido hecho a pulmón y con mucho sacrificio, VALORÉMOSLO. Ellos necesitan darle continuidad al proyecto, por lo que nuestra colaboración es imprescindible, ya sea concurriendo o difundiendo lo que hacen.

Para concluir, queremos agradecer tanto a Mariluz como a Alejo y a Oscar por seguir creyendo en este proyecto y metiéndole para adelante. En Argentina estas cosas son muy difíciles de sostener en el tiempo, y si perduran es sin duda porque las lleva adelante gente apasionada y con un amor por la naturaleza y por lo que hace muy grande. Cuentan con nuestra admiración. Y como si fuera poco tienen un trato por demás cálido y respetuoso con el público, cosa que muchas veces es difícil de encontrar. Gracias por la permanente buena predisposición para con nosotros.

Coto de pesca de Hopliass Piscicultura Intensiva, sin dudas un lugar para tener en cuenta, por lo lindo, por las variantes que tiene, por dar la posibilidad al pescador de colaborar y participar, y fundamentalmente por la calidad de la gente que lo lleva adelante. Vayan.

Contactos y Reservas

Para comunicarse con Hopliass Piscicultura Intensiva llamar al 15-5038-6830
o comunicarse vía mensaje privado a la fanpage del emprendimiento.

Cómo llegar

El coto se encuentra justo en la intersección de las rutas 6 y 210. Les dejamos el mapa de google.

About G.I. Ramone

Ingeniero en pesca de toda clase, multipescador. Es de los que creen que todos los peces son lindos para pescar y si es con artificiales mejor. Villa Tokio y Palermo lo vieron crecer. Su lema la fe no solo mueve montañas sino tambien hace pescar señuelos.

También puede gustarle...

2 Respuestas

  1. Javier Torre dice:

    Exelente nota de un exelente trabajo. Muy buena Guille. Y enormes felicitaciones para los Laburantes del Proyecto

  2. Marcelo Pescador dice:

    Estube este sabado,un gran emprendimiento,buena atencion.Un lugar para estar todo el dia haciendo spinning ultraliviano.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: